FacebookTwitterLinkedinGoogleMyspaceLastfmFeedYoutube

Noticias Recientes

El entorno publicitario se ha visto alterado bruscamente en estos últimos tres años debido a una atomización de los medios, una televisión que se ha convertido en una multipantalla, una crisis económica, unido a la crisis que ya existía en el mundo de la publicidad y el progreso de los soportes interactivos nuevos que están surgiendo.

La publicidad convencional que hasta hoy hemos conocido tiene sus últimos días de gloria. Ya las grandes marcas han implementado la publicidad integrada. Esta abarca más medios y busca que la audiencia participe de forma real con los contenidos, sobretodo en las redes sociales. Hoy en día es la forma de publicidad más efectiva que existe.

La agencia TBWA, con incontables premios de importante relevancia, creó un concepto denominado Disruption el cuál transmite íntegramente la filosofía de publicidad integrada. Este concepto se encuentra en medio del proceso que comienza por el convencionalismo, una creencia aceptada de forma generalizada, y la visión, una proyección de la compañía hacia el futuro; la gran idea a la cuál aspirar.

Por lo tanto el momento Disruption es una idea rompedora para ayudarnos a alcanzar la visión más rápido. Es el arte de hacer mejores preguntas, restar la sabiduría convencional y dar un giro a los prejuicios que se interponen en el camino de nuestras posibilidades e ideas visionarias. Se trata de encontrar ideas que generen crecimiento. Debemos entender el comportamiento de la audiencia, ganarnos su atención en invitarlos a la historia que cuenta nuestra marca. Cuando una idea de marca cobra vida en el medio indicado y ante una audiencia receptiva, no estamos haciendo publicidad, estamos creando significado para la marca.

Esta forma de publicidad no está sólo al alcance de unas pocas empresas. También las pequeñas marcas tienen capacidad de actuar con un asesoramiento profesional adecuado y optimizando las partidas presupuestarias para rentabilizar al máximo cada acción.

Carlos de la Cruz Ubach

Consultor de Marketing. Sociment

@carloscruzubach

 Desde hace décadas llevamos viendo anuncios publicitarios en la televisión como uno de los grandes medios de comunicación. Sin embargo hoy en día eso ha cambiado y mucho. Las tasas de publicidad en hora punta de los canales televisivos se han visto disminuidas, las grandes empresas destinan cada vez menos recursos a este medio y su resultado ya no es tan eficiente como antaño. Esto sumado al fenómeno Smartphone que ya va con nosotros en cualquier momento, ha provocado el primer pistoletazo de la salida para la nueva era publicitaria.


Hoy en día ni tan sólo internet se concibe como soporte futurible para la publicidad. Son los móviles, que aún estando en gestación, ya dejan ver resultados eficientes en cuanto a impacto de marca. No obstante, existe un soporte menos protagonista pero con una cantidad altísima de usuarios: La video-consola. Un universo que ya se está explotando.


Según un estudio de la empresa de estudios de mercado Yankee Group, el año pasado se invirtieron en Estados Unidos 30 millones de dólares en publicidad en video-consolas, y en los próximos cinco años se espera que se destinen a este medio nada menos que 500 millones de dólares. Otra consulta de Interone, filial de BBDO, desvela que el 71% de los usuarios de video-consolas toleran bastante bien el product placement en sus juegos, e incluso uno de cada dos encuestados declara que la publicidad produce un efecto realista.


Por lo tanto, permanezcamos muy atentos en los próximos años porque surgirán nuevos soportes, nuevas estrategias publicitarias y quien no se anticipe queda fuera del campo de juego.

Carlos de la Cruz Ubach. Consultor en Sociment.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Para más información y conocer como cambiar su configuración consulte nuestra política de cookies. Política de cookies.

Acepto las cookies de este sitio.